H a y a b u s a

Inicio » Ensambles » Ensamble en cola de milano calada

Ensamble en cola de milano calada

Nos encantan las herramientas pero mucho más nos gusta usarlas y ver los frutos que se obtienen gracias a ellas. Por ello en esta entrada del blog trataremos un tema clásico como es el ensamble en cola de milano que siempre aporta a nuestros muebles un toque de refinamiento que los distingue de otros trabajos en la categoría de bricolaje. Realizaremos un ejercicio práctico para disfrutar usando las herramientas en la madera, que catalogamos como la cola de milano más sencilla, dentro de su dificultad, llamado ensamble calado porque ambas piezas que lo componen atraviesan el grosor la una de la otra.
La utilidad de esta junta es muy amplia, pudiendo incorporarla en armazones, cajitas, estanterías….etc y siendo especialmente visible en las gualderas de los cajones. Se puede ejecutar tanto en tablas como en listones, y la ventaja que aporta es su resistencia a la traccion.
Hay muchas maneras de cortar esta unión, nosotros vamos a explicar como hacerlo con herramientas manuales. A continuacion podemos ver todas las que necesitaremos, no son tantas en realidad.

Antes de empezar introduciremos un diagrama con la anatomia del nudo:

Si queremos que el resultado sea un ensamble fuerte y ceñido, sin holguras, sera imprescindible seguir un proceso meticuloso con rigurosa atencion en cada paso.

Lo primero que necesitamos es preparar los componentes del ensamble, de tal manera que todas las superficies sean planas y estén escuadradas.

A continuación tomaremos la medida del grosor de las piezas menos 1/4 de milimetro aproximadamente, con un gramil de cuchilla, orientando el bisel hacia el cuerpo de la herramienta.

Y trasladaremos esta medida a la otra pieza, apoyando el gramil en la testa. Si las superficies de referencia donde apoyamos las herramientas de marcaje no estan minuciosamente preparadas a escuadra, los marcajes seran erroneos y los ensambles quedaran fatal.

En la pieza que corresponde a los dientes, no es necesario marcar los cantos.

Ahora es el momento de trazar los lazos correspondientes a las colas.

Hay que decidir el número de lazos que tendrá el ensamble de manera proporcionada para conseguir un trabajo estéticamente bonito al tiempo que resistente en el sentido mecánico.

Para ello empezaremos estableciendo la dimension del cuello de los dientes laterales(1/2 dientes). Los llamamos medios-dientes porque tienen el aspecto justamente de un diente a la mitad, pero no lo confundamos con el tamaño, porque estos medios-dientes deben ser en realidad, mas anchos que los dientes enteros que ocuparan el espacio entre las colas.

En esta muestra elegimos 6mm. Y lo marcamos directamente con un formon de esa  anchura.

Esta marca inicial se puede hacer de muchas maneras: Con una regla, con un gramil ajustado a esa medida, con un compás, con lo que nos resulte más cómodo.

Lo siguiente es repartir los espacios que serán colas y dientes. Para ello utilizamos un compás.

Vamos a explicar este método porque para quien no esta familiarizado puede resultar al principio un poco abstracto. Ponemos en el compás una medida que a ojo nos parezca equivalente a la distancia que ocupará una cola y el cuello del diente a su lado. Pinchamos una punta en la marca que ya teníamos de los dientes laterales.

Y damos pasos con el compás hasta llegar al otro extremo. En nuestro ejemplo sólo podemos dar un paso porque haremos un ensamble de dos colas. Pero si la testa fuera mas ancha, habria que dar mas pasos logicamente.

Observamos donde cae la otra punta del compás respecto de la marca del otro 1/2 diente lateral. Si la distancia es demasiado grande, ajustaremos el compás cerrandolo, o abriendolo si es pequeña.

La idea es que la punta del compás caiga en un punto que forme la distancia deseada que sea igual al cuello de los dientes enteros que estarán entre las colas.

Cuando hemos hayado la medida idonea en el compas, pincharemos la punta en el otro diente y daremos pasos hacia el diente donde empezamos. De esta manera se crean los puntos que corresponden a los espacios de los lazos.

Ahora ya podemos trazar el dibujo de las colas. Nosotros utilizamos un práctico marcador diseñado para tal fin y elaborado por nosotros mismos en el taller, en el mercado encontrareis muchos modelos a la venta. Con el podemos marcar a la vez el trazo en la testa y en la cara, lo que aporta mucha precisión y rapidez.

Se recomienda comenzar el trazo con el lapiz en la cara desde la linea del espaldon marcado. Si dibujamos esta linea traspasando hacia abajo la linea del espaldon, es probable que nos confunda visualmente y luego podamos realizar un corte con el serrucho sobrepasandoel espaldon y creando un feisimo hueco en el ensamble.

Lo hacemos desde un lado y luego desde el otro. Y es conveniente trazar el corte en ambas caras para tener una referencia visual del corte que hemos hecho con el serrucho, terminando por señalar cuál será el espacio a vaciar, que corresponde a los dientes en este caso.

Ahora podemos pasar a cortar los lazos. Hay muchas sierras indicadas para esta tarea que nos darán una precisión magnifica. Lo importante es saber seleccionar el tipo de afilado en los dientes y el tamaño de los dientes adecuado al espesor que sera cortado y a la especie de madera que trabajamos.

En H a y a b u s a empleamos una sierra kataba con un perfil de diente nezumi-ba.

Hay que tener cuidado de no llegar a serrar el espaldon porque quedaria el hueco visible en el ensamble resultante, es preferible realizar un corte conservador y frenar medio milimetro antes de llegar a la linea.

Comprobamos como ha resultado el corte por la otra cara.

En este momento podemos empezar a retirar el deshecho. Sujetamos la pieza en el tornillo de banco.

Se podria cortar de muchas maneras como imaginais, tipicamente se hace con un formon pero preferimos utilizar una segueta.

Podemos situar un espejo detras de la pieza para ver claramente donde esta cortando el pelo de la segueta en la cara opuesta y asi evitar un corte no deseado en el espaldon.

Luego retiramos el sobrante de los lados con una sierra que tenga un perfil de diente para corte a contrahilo.

Despues seguiremos cortando y ajustando con los formones hasta llegar a la linea marcada por el gramil. Aqui el consejo es abarcar no mas de 0.5mm de espesor al realizar un corte con el formon. Tambien hay que decir que no hay que cortar hasta las esquinas de las paredes, por tanto elegiremos un formon que sea 2mm aproximadamente menor que el espacio que tenemos entre colas. Nosotros no somos partidarios de la extendida creencia en la utilidad que puedan tener los populares formones “para colas de milano” con una supuesta seccion en la hoja preparada para ajustar este tipo de ensambles. Preferimos seguir otro procedimiento.

Realizamos un corte de liberacion en la base de los lazos. En esta imagen apreciamos que no hemos llegado a cortar hasta las esquinas del espacio, hemos dejado 1mm de margen, tanto de espesor como de anchura.

Ahora volvemos al ajuste horizontal con la pieza sujeta verticalmente. Hay que prestar atencion para no golpear las paredes de las colas con el costado de la hoja del formon. El corte se hace avanzando con el filo oblicuo lo que permite llegar a la esquina sin que los costados de la hoja toquen las paredes a los lados.

Lo mas adecuado es ir variando la sujeccion de la pieza segun el corte que realicemos. Ahora ajustamos la base de los cantos. Mi lema es: siempre que trabajes comodo con buena visiblidad, ganaras en precision. Sujetar el formon en posiciones forzadas puede resultar peligroso e incontrolable.

Finalmente es una buena politica comprobar individualmente cada superficie con una regla o la hoja de la escuadra. En las imagenes veremos como hacerlo.

Las superficies deben se planas, exentas de cualquier escalon o abultamiento que interfiera en nuestro marcaje previo.

 

Si las paredes de las colas no estan a 90º respecto de la cara interna de la pieza, es posible que mas tarde aparezcan huecos cuando se arme la junta, debido a que la transferencia de las lineas en la pieza de dientes, no es exacta en ambas caras de la pieza de colas.

Ahora ya podemos copiar la pieza cortada sobre la tabla que corresponde a los dientes. Para ello nos ayudamos de un sencillo utillaje sujeto en el tornillo del banco, que mantiene las piezas alineadas a 90º. Al mismo tiempo debemos enrasar los cantos de las tablas antes de realizar el siguiente marcaje.

Con un cutter tipo escalpelo(se recomienda este tipo solamente para estos casos porque el aplastamiento provocado por el bisel en la zona no deseada es minimo y lo podemos ver) trazaremos las lineas correspondientes a los dientes siguiendo la silueta de las colas. Hay que tener cuidado de no cortar la pared de las colas pero de realizar la marca lo mas ceñida posible a la pared. Si se hace mal pueden pasar dos cosas: Que el ensamble quede flojo y con huecos, o que quede tan apretado que no encaje y se puedan partir las fibras dando lugar a grietas y un fallo en la resistencia de la union.

Despues hay que trazar las paredes de los dientes en ambas caras con una escuadra y el cuchillo.

Siempre es conveniente resaltar cual va a ser el area del desperdicio a retirar.

Ahora ya podemos empezar a serrar para obtener el otro componente. He visto no pocas veces, como la gente no entiende la mecanica en los dientes de las sierras japonesas y las utilizan como si fueran serruchos occidentales, esa es la principal razon por la que los dientes se desafilan antes, se pierde todo control debido a la exagerada vibracion provocada y se suelen partir las hojas y los dientes. Pero cada cual es libre de hacer con sus herramientas lo que desee.

Igual que antes, usamos la segueta para quitar la mayor parte de la masa leñosa.

Y con los formones terminamos de limpiar hasta las lineas marcadas con el cuchillo.

El ensamble estaria acabado despues de comprobar las superficies cortadas y advertir que son correctamente planas.

Por fin podemos encajar los lazos. Para que no sufra distorsiones, se coloca la pieza de casquillos(colas) en posicion horizontal sobre el banco, y la pieza de puas(dientes) es clavada en posicion vertical. este es el procedimiento adecuado para todos los tipos de ensambles.

Nos ayudaremos de una escuadra para que la tabla no se tuerza y pueda aplastar las fibras del otro componente creando tensiones, y mas tarde holguras.

Asi quedaria terminado, a falta de encolarlo si fuera para un trabajo real.

Gracias a esas decimas de milimetros que dejamos de margen, la pieza de dientes puede encajar completamente a pesar de que la pieza de colas este apoyada sobre la mesa de trabajo. De lo contrario habria que elevar la pieza para que los dientes puedan entrar completamente hasta el espaldon. Otra ventaja de esta tecnica es que ahora solo es necesario cepillar ligeramente la fibra al hilo salvando la testa donde existe el riesgo de que las fibras se abran y quede una superficie poco agraciada.

Si fuera necesario desarmar el nudo podemos ayudarnos de un artilugio de fabricacion casera que consiste en una espiga con la forma de un diente. Golpeando entre las colas sacaremos la pieza sin peligro de retorcer el ensamble que siempre puede acabar perdiendo su fuerza al quedar menos ceñido.

Para acabar cepillariamos las superficies y asi el trabajo esta concluido. Podemos crear un pequeño chaflan para evitar riesgos de que las fibras se abran y quede la superficie estropeada.

 


Bueno ya tenemos otro tramo cubierto del curso para autodidactas(con profesor, no de los que se enseñan a si mismos como explique en otra entrada del blog jajajajaja).

Me despido de momento deseando que practiqueis mucho, y por otro lado espero que los clientes pueden ver y valorar el gran trabajo y esfuerzo que supone realizar un mueble elaborado verdaderamente a mano, a pesar de que muchos profesionales presumen y reclaman ser artesanos que trabajan a mano pero utilizan mas maquinas que otra cosa.

Como siempre, os animo a dejar cualquier comentario para resolver dudas o añadir sugerencias. ¡ Feliz dia a todos !

Anuncios

3 comentarios

  1. Sorprendente la cantidad de detalles a controlar para poder obtener una unión de garantía.
    Admiro el uso riguroso que se le da a cada herramienta.
    Gracias por usar, el mismo rigor que usas en tu trabajo, en las explicaciones de los posts del blog. De esta forma se puede empezar a comprender el nivel de artesanía de la carpintería tradicional japonesa.

    Dos dudas que me surgen:
    1. Tras el corte realizado con la sierra kataba, ¿se hace necesario un corte curvo para poder situar el corte de la segueta paralelo a la linea de espaldon?

    2. Respecto al cepillado de la pieza de casquillos. ¿Es necesario/recomendable realizar el cepillado a todo lo largo de la pieza para mantener constante el grosor?

  2. Hola José Luis
    Muchísimas gracias por tu comentario, leer tan amables palabras son la mejor recompensa al esfuerzo de documentar y divulgar como es la carpintería de estudio para hacerla más comprensible a la sociedad de española donde la forma de entender el trabajo con madera es muy distinto.
    Respondiendo a tu consulta:
    1- El corte curvo sólo es necesario si el pelo de la segueta es algo ancho y no permite girar el corte más abajo, esto es lo que pasa en mi caso y por eso ves en las imágenes ese recorrido curvo. Yo he elegido una segueta con pelos de sierra más anchos por dos razones, una, son más resistentes y por tanto duradedores. La segunda razón es que tienen dientes más grandes que realizan un corte mucho más rápido. Pero esto no quiere decir que no se haga igual de bien y efectivo con una segueta de pelos más finos, en realidad, yo diría que la segueta que tengo, no usa pelos sino más bien hojas. Ya que ha surgido el tema, te animo a ti y a los lectores que echen un ojo a la buenísima y espectacular segueta que la firma Blue Spruce Toolworks acaba de lanzar al mercado bajo encargo y que ya anunció en su blog hace meses. Aquí la podéis ver:
    https://bluesprucetoolworks.com/blogs/new-tools/coping-saw-chronicles

    2- No estoy seguro si con cepillar la pieza de casquillos te refieres a su preparación inicial antes del ensamble o una vez concluida la union. Si es lo primero, entonces debes pensar que es totalmente necesario cepillar la pieza en su totalidad para garantizar precisión en las superficies de referencia, además de que en un caso real, el otro extremo de la pieza también llevará un ensamble y queremos que ambos estén alineados.
    Si te refieres al cepillado una vez terminado el trabajo, lo único necesario sería lo que llamamos en Japón “kanna-shiage” que es el pulido de la superficie con el cepillo. Seguramente haría falta cepillar toda la superficie para dejarla lo más uniforme posible eliminando suciedad o marcas, pero si la superficie estuviera perfecta, solamente sería necesario cepillar el ensamble para enrasar los lazos. Otra situación sería si nuestras superficies corresponden a la estructura de un cajón o pieza que deba encajar dentro de un espacio, entonces el cepillado sería de ajuste y limpieza, y deberíamos valorar el encaje del cajón en su hueco para decidir que partes cepillar.
    Espero haber resuelto tus cuestiones, en caso co traigo no dudes en volver a escribirnos. Saludos

  3. José Luís Mateos dice:

    Muchas gracias por las aclaraciones Julio.

    1. Acabo de aprender que existen seguetas que montan hojas y otras que montan pelos. Es lo que tiene ser un completo novato en carpintería.

    2. Me refería al cepillado una vez terminada la unión. Después de tus comentarios me queda clara la duda.

    Gracias de nuevo

Nos interesa tu opinion

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apendice de contenidos

A %d blogueros les gusta esto: