H a y a b u s a

Inicio » Temas relacionados con el afilado de herramientas » Rectificar piedra de afilado

Rectificar piedra de afilado

Simplemente mostrar cual es el proceso completo que se debe llevar a cabo para mantener nuestras piedras de afilado en perfectas condiciones de uso. Lo primero que hay que entender es que una piedra que no tiene su cara, donde afilamos utiles, plana o suave, transmitira ese aspecto sobre el acero que queramos afilar. Lo que deseemos consegir en un filo es exactamente lo que debemos buscar en la superficie utilizada para afilar. A veces he observado que el resultado obtenido en mis cuchillas no era el que esperaba y cuando me he puesto a examinar las causas la respuesta estaba en mayor medida en el estado de la piedra donde afile.

Lo he escrito muchas veces pero no esta de mas repetirlo, las piedras nuevas, segun provienen del fabricante, nunca estan en condiciones de ser usadas, no son planas, hay que rectificarlas. Eso para empezar, luego una piedra que ya hemos usados puede que necesite rectificacion dependiendo de su naturaleza y del desgaste que haya sufrido, pero si sabemos que no necesita una importante rectificacion porque ha sido usada levemente, lo que haremos es simplemente usar una piedra nagura. Para este ejemplo he tomado la piedra sintetica Tsukiyama de grano 3000, si solamente necesito refrescar esta piedra lo que hago es usar una pequeña piedra nagura tsushima.

Pero si la he usado mucho y necesita recuperar su planitud lo que hago es lo siguiente. Trazo con lapiz como veis una maya en la cara de afilado.

Y froto contra ella la placa de diamante de grano 400, equilibrando la presion con las manos y realizando un movimiento frontal.

Segun veamos desaparecer las marcas del lapiz podemos alternar unas pasadas en diagonal sobre las 4 esquinas.

Para terminar podemos dar unas pasadas suaves con la placa de diamante cruzada. Aqui hay que añadir una puntualizacion: He visto quien trabaja un poco mas los extremos de la longitud de la piedra de afilado de esta manera para crear una leve caida en esas zonas, esto ayuda cuando afilamos a pulso para que la cuchilla no se redondee por los costados del filo debido a que estas zonas de la piedra suelen quedar mas altas despues de cierto uso ya que sufren menos desgaste por la ausencia de contacto con el acero en cuestion, dando lugar a una superficie de afilado concava. Pero esto es solo un apunte que podeis tener en cuenta, no es una regla imprescindible para el acondicionamiento de la piedra.

Para la limpieza de las piedras de diamante aconsejo usar un cepillo de uñas, si frotamos estos abrasivos con los dedos durante un tiempo prolongado podeis estar seguros que acabareis con las yemas de los dedos sangrantes. Otra cosa que es obvia es que durante la rectificacion debemos echar abundante agua sobre nuestras piedras. Como explicaba al principio, usar una placa de diamante de grano 400 con esta piedra esta determinado por la finura de la piedra a rectificar. Lo podemos recordar: Placa de diamante de 140 para piedras de afilar de grano 1000 o inferior. Placa de diamante de 400 para piedras de afilar con grano superior a 1000. Placa de diamante de 600 para piedras sinteticas a partir de grano 6000(esta placa de diamante puede ser reemplazada por la 400 tambien). Placa de diamante de 1200 exclusivamente para piedras naturales donde se termina de afilar.

Cuando las marcas del lapiz han desaparecido y observamos que la placa de diamante entra en contacto con toda la superficie de la piedra de afilar, suele coincidir con que ya esta terminada la rectificacion. A continuacion, si no lo hemos hecho antes o hace falta, podemos retocar las aristas y esquinas.  Ahora si esto lo podemos hacer con una placa de diamante vieja o del grano mas grueso porque esto no influye al tacto de la superficie de afilado.

Creamos un chaflan en todo el perimetro de la piedra, esto se hace para evitar que salten esquirlas de la piedra cuando se forma un arista puntiagudo debido al desgaste de la piedra.

Tambien por aqui.

Y este es el reultado que deseamos.

Hay quien dice que si mojando la piedra se produce un reflejo en toda la superfiice de la cara, significa que esta plana. Lo contrario seria que se formaran lagunas dando a entender que hay altibajos en la superficie.

No es imprescindible pero si queremos comprobar con precision el estado de la superficie, podemos usar una regla apoyada y tratar de colar la hoja mas delgada de una galga por debajo.

Tambien podemos teñir el canto de la regla y frotarlo sobre la piedra, pero este acercamiento no me gusta mucho porque lo que hacemos es añadir una sustancia ajena(rotulador) al abrasivo de la propia piedra y luego tarda en desaparecer.

Esto es basicamente todo lo que alguien que usa piedras japonesas para afilar necesita saber para mantenerlas en perfectas condiciones para su uso. Espero que sirva de ayuda, y como siempre las duas podeis exponerlas en los comentarios de abajo. Gracias.

Anuncios

Nos interesa tu opinion

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apendice de contenidos

A %d blogueros les gusta esto: