H a y a b u s a

Piedras mermadas

Cuando las piedras de afilar se desgastan en exceso, bueno eso le pasará a quien afilar sus herramientas los carpinteros de primera división y maestrillos de fotillo estarán exentos de estas situaciones, nos veremos abocados a colocarlos una base si no queremos que terminen partiéndose. 

Eso es lo que voy a contar esta vez. Las bases para las piedras de afilar se suelen preparar de madera aunque últimamente he visto emplear aluminio como las bases de las placas de diamante Atoma. Esta base también se puede incorporar desde que compramos la piedra nueva, y en realidad es lo más frecuente que se hace con las piedras naturales pero en mi caso cuando las piedras tienen un grosor considerable me resulta más cómodo dejarlas tal cuál.

Posiblemente las piedras que más desgaste sufran sean las de grano entre 800 y 2000 porque además de ser las que más rápidamente liberen su abrasivo, son las que más tiempo(pasadas de las cuchillas y formones) utilizamos y requieren más frecuentes rectificado. Por que digo el rango 800-2000, porque se supone que en condiciones normales un filo únicamente desgastado del uso sin mayores defectos o problemas, empezaremos a afilarlo en este rango de granos abrasivos.

En mi caso la elegida ha sido la piedra de grano 1000, como podéis ver de 25mm de espesor que tenía cuando era nueva hace algo mas de 1 año, ahora ha mermado lo suficientemente para reclamar una base.

Ahora está en unos 10mm, la verdad es que me da miedo que se parta en cualquier momento, y más riesgo tendrá cuando entre el invierno.

Lo que vamos a hacer no tiene ningún misterio. Cogemos un retal de alguna madera que sea resistente al efecto del agua, en el ejemplo de hoy he tomado un trozo de madera de ipe. Lo recortados con unas dimensiones que cubran con margen el tamaño de nuestra piedra. Dejamos la superficie plana y la limpiamos con acetona o alcohol.

Aquí el Consejo que puedo dar es trabajar la zona central de la cara que vamos a fijar con la piedra de diamante para ahuecarla  mínimamente, de esta forma evitamos pegar una superficie convenza que durante el uso con la presión durante el afilado se podria despegar e incluso partir igualmente.

Preparamos un poco de epoxy. Es preferible que sea resistente al agua.

Aplicamos unos puntos en la cara de la piedra que no usemos para afilar.

Y simplemente dejamos que seque.

Si queremos ser más puristas podemos aplicar alguna laca al conjunto salvando lógicamente la cara para afilar. Tradicionalmente en Japón se utiliza la laca Hon Urushi, también se puede usar gomalaca, otras lacas( cashew  laquer) o incluso esmalte de uñas es una solucion eficaz, normalmente prefiero hacerlo sólo en las piedras naturales.

En una Aiiwatani he preparado una base con un cajeado adaptado al contorno de la piedra, la he fijado como hemos visto y luego he aplicado esa laca acrílica en espray, protegiendo la superficie de afilado con cinta de pintor.

De momento parece que funciona bien y se aprecia como repele el agua.

Así queda la piedra Suzuki de grano 1000 lista para su uso hasta que se consuma.

Anuncios

Nos interesa tu opinion

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apendice de contenidos

A %d blogueros les gusta esto: