H a y a b u s a

Paneles y tapas

Algo inevitable al trabajar con madera maciza es la preparación de paneles cuando existe la necesidad de aumentar la anchura de una tabla para cubrir las medidas de un componente del mueble a construir, como puede ser la tapa en una mesa, el fondo de un cajón o la trasera de un armario, o mismamente la estructura del propio mueble si el diseño exige la elaboracion con tableros en lugar de bastidores.

En cualquier caso, quiero comentar que este trabajo formaba parte del temario incluido en los cursos que ofrecí en el pasado, y estoy seguro que mis estudiantes apreciaran que haga un recordatorio.

Sin embargo, debido a las circunstancias, voy a empezar explicando esta tecnica por el final. Y espero que en otras entradas cuente los detalles a tener en cuenta para llegar al punto que expondre hoy aqui.

Viene al caso decir, que este ejemplo lo comento tomando como muestra una parte del proceso de la mesa Okayama que estoy confeccionando, este mueble cuenta con una de las patas en forma de tabla. La madera que puedo conseguir en almacenes en bruto(lo que significa que requiere un gran proceso de transformacion, y en consecuencia un enorme despercicio de madera) esta entre 200mm y 300mm de ancho, y para establecer el diseño con esta pata necesito una pieza de 650mm minimo de ancho, asi que he tenido que recurrir al encolado de varias tablas para alcanzar el objetivo, en resumen tres. Y hay que decir que la union de estos cantos se basa exclusivamente en lo que se conoce como junta a tope, donde el único elemento de sujeción es la cola y una técnica de cepillado muy precisa, y por muy increíble que parezca este empalme puede ser más fuerte que las fibras de la propia madera. 

Lo que deseo compartir en esta entrada es el resultado final antes del encolado, es decir, los puntos que confirmaran una tecnica ejecutada con exito:

1-Al juntar dos cantos que se pretenden encolar, se podra vislumbrar un fino hilo de luz entre los extremos. Esto confirma que la tecnica de cepillado ha sido bien practicada porque las superficies han quedado concavas.

2-El hueco mas amplio que separe los cantos(normalmente en el punto central de la longitud del canto), no deberia ser superior a 0.05mm, en una longitud de 500mm en el canto. Lo que viene a resumir el concepto de planitud explicado por el metodo Hayabusa. Este minimo espacio sera cerrado por la presión de los sargentos y rellenado por la cola.

 3- Los extremos(por las testas) SI deben quedar completamente cerrados, con pleno contacto entre las dos superficies. 

En esta imagen simulamos, según indica la flecha, lo que sería una preparación inadecuada. Si una de las esquinas no toma contacto puede ser debido a que las superficies están revisadas, o que se haya cepillado en exceso ese punto.

4- Al mover cualquiera de los extremos de las tablas superpuestas, debe pilotar sobre el otro extremo. Si pivota en cualquier otro punto intermedio es muy posible que la junta falle con el tiempo o que queden lineas de encolado muy visibles.


Con la técnica de enrolado propuesta, la presión de los sargentos es muy uniforme y no es necesario alternar sargentos por las dos caras, o recurrir a rudimentarias estrategias y múltiples accesorios.

A tener en cuenta:

– Colocar una tira de cinta de carrocero en la línea de enrolado, previene que la cola chorree, y más importante, se evita la reacción química entre el metal de las llantas de los sargentos, la cola y los taninos de la madera, lo cual en caso contrario, teñiria la madera y habría que recurrir a su eliminación con ácido oxalico(en otra entrada espero explicar cómo se utiliza).

– Antes de aplicar el adhesivo es conveniente limpiar las superficies con acetona, esto es especialmente útil cuando se trata de especies exóticas.

– Se empleará una cantidad de cola equivalente al grosor del papel de fumar, una vez estirada y cubriendo toda la superficie. No tocar con los dedos la cola, lo mejor en superficies amplias es utilizar un rodillo de nylon como el de la imagen.

Si las superficies se preparan con precisión, las mandíbulas de los sargentos estarán en contacto absoluto con los cantos que aprietan. En mi caso utilizó sargentos con sistema de mandíbulas paralelas como los Piher o Bessey uniklamp, para trabajos pequeños, y los japoneses Otoro, en las fotos, para trabajos más grandes. La ventaja de estos sargentos de tubería es que tienen un acabado de calidad y su tornillo de apriete queda en una posición que ejerce fuerza directamente en el eje de la tubería por lo que es raro que la llanta sufra flexión durante el trabajo. En el caso de emplear otro tipo de sargentos o aprietos como los clásicos de viga  o “F”, la forma de corregir una presión desequilibrada es colocar unos taquitos con chaflanes a 45° entre las mandíbulas de los sargentos y los cantos.

Otra de las ventajas de este proceso es que los cantos apenas se desplazan cuando apretamos los sargentos. Si hay una pelicula de cola excesiva o los cantos no son paralelos y escuadrados, es muy tipico la desalineacion de las tablas, en tal caso podemos colocar unos tacos con una hendidura en los extremos de las líneas de encolados, sugetos con otros gatos, de esta forma también inmovilizaremos las tablas mientras cura la cola. Por esta misma razón es muy habitual ver a los carpinteros de época y bricoladores ayudarse de clavijas, galletas y otros postizos ajenos a la propia madera cuando quieren realizar este trabajo de encolar varias tablas.

Esta pieza de 650mm corresponderá a una de las patas de la mesa .

La cola ya seca. Empleando la cantidad de cola exacta, rezumara tan sólo un fino cordón que nisiquiera podrá crear chorretones. Que este cordón se pueda ver a lo largo de la línea de enrolado es una buena señal que confirma que la cola ha cubierto las superficies de contacto.

Para retirar la cola seca antes de cepillar(me imagino que habrá profesionales que no les importe destrozar sus herramientas cepillado sin quitar antes la cola seca), lo que prefiero usar es la raspilla o cuchilla de ebanistas. Un formon con el filo a 90° también puede funcionar bien. Un formon con el filo normal a 35° no me parece lo más adecuado porque es muy fácil que la punta se clave en la madera y puedan surgir astillamientos accidentales, en el caso de ser un formon japonés además, el filo se partiría con mucha facilidad .

Una vez la superficie cepillada, la línea de encolado desaparece.

Las testas quedan perfectamente cerradas.

Continuará.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apendice de contenidos

A %d blogueros les gusta esto: