Construccion de kanna III.

Anteriormente nos quedamos en el vaciado basico del interior del bloque de madera que sera un cepillo japones. Ahora vamos a pasar a incorporar la cuchilla y aqui veremos el proceder.

Antes de nada tengo que decir que he olvidado adjuntar una imagen de las partes del cepillo y cuchilla para que se comprenda mejor la terminología japonesa y saber de qué zona o parte estamos hablando. A continuación os pongo unas imágenes muy didácticas.

Lo primero es pasar el aburatsubo por la parte de la cuchilla que apoya en la baja cama, es decir, la cara del bisel.

Y luego la repasaremos con lapiz para crear una especie de tinte que resaltara los puntos a corregir. No hace falta cubrir toda la cuchilla, solo de la mitad hacia el filo. Tambien debemos poner lapiz en los laterales de la cuchilla por si nos han quedado las ranuras dobde se ancla la cuchilla mas estrechas de lo necesario para que esa pueda avanzar.

Seguido introducimos la cuchilla en el bloque, solamente con la fuerza de la mano. 

En mi caso solo entra unos 12mm, como se aprecia en esta imagen.

Sacamos la cuchilla y observamos los restos de lapiz que quedan en la cama.

En este momento, apareceran unas manchas minimas y superficiales. Lo que hay que hacer es cortar ligeramente esas marcas que deja el tinte, solo cortar en esos puntos, y cada vez que introduzcamos la cuchilla las marcas se iran extendiendo.

Para ir eliminando el tinte y ajustando el espacio, podemos usar un formon al principio y mas tarde una escofina o mucho mejor, algo como el regalo que me hizo el profesor Masanori Tehiba que consiste en una cuchilla de labra con un extremo afilado a 90° para raspar, de todas maneras tengo que hacerle un mango de madera. Un formon(viejo o economico que no usemos) con el filo a 90° tambien haria este trabajo.

El trabajo aqui es, basicamente, el mismo todo el tiempo: tiznar la cuchilla, meterla en el dai, sacarla, compropar los puntos de contacto y raspar donde se va marcando. Parece facil cuando se dice pero se requiere de mucha paciencia y cuidado porque si no controlamos lo que hacemos y queremos correr mas de la cuenta podemos acabar estropeando la cama y la cuchilla quedara demasiado floja para poder ser usada en el bloque, con  lo que habria que hacer arreglos y eso ya lo explicaremos en otra pagina del blog.

Cuando podamos introducir la mitad de la cuchilla mas o menos, debemos realizar un pequeño corte en el principio de la cama real, esto es para que al forzar la entrada de la cuchilla no se parta esa esquina que posee una resistencia minima por la corta dimension de las fibras.

A partir de ahora insertaremos la cuchilla con unos golpes del martillo.

Y para sacarla golpearemos las esquinas del bloque detras de la cuchilla al tiempo que sujetamos la cuchilla con un dedo para que no salga disparada y se pueda caer. Estos golpes deben dirigirse con el mismo angulo que tiene la cuchilla en el cepillo, de esa manera se consigue una vibracion efectiva que afloja la cuchilla poco a poco. No se golpea la parte trasera del cepillo

Seguimos igual. Ajustando poco a poco para que la cuchilla vaya profundizando mas.

Debemos fijarnos en un detalle: al introducir la cuchilla, la moveremos lateralmente para comprobar si uno de los dos lados esta quedando mas flojo. 

La cama ira tomando mayor contacto.

Las zonas mas importantes para el asiento de la cuchilla y que deben preocuparnos mas, son las que aparecen con la linea verde a continuacion.

Por si no se entiende bien, estas zonas son, la parte inferior de las ranuras laterales y el final de la cama baja.

Y el filo se ira acercando a la lumbrera.

Si hemos serrado correctamente la cama veremos que la cuchilla toca completamente con koppagaeshi.

La marca del lapiz que corresponde con la punta del koppagaeshi es de gran ayuda para que el corte de la cama sea ceñido.

Segun profundicemos la cuchilla llegara a cortar el principio de la lumbrera quedando ciega la entrada de luz.

Ahora nos vamos de nuevo a la base. Cortaremos lo minimo posible del koppagaeshi para que tenga luz, pero sin abrir mas la lumbrera.

Hay que tener mucho cuidado de no cortar sobre la cama porque perderia contacto la cuchilla en estos puntos tan importantes para la vibracion. Y ademas quedarian atrapadas ahi las virutas facilmente porque se desviarian con la minima inclinacion al cepillar. Podeis ver que se forman unos minusculos triangulos a los lados de koppagaeshi.

Ahora hemos creado un espacio de desahogo pero sin aumentar la apertura de lumbrera.

En la parte posterior de la boca debemos crear un pequeño chaflan hacia el exterior para evitar que actue como recogedor de polvo u otras particulas al cepillar.

En este momento la cuchilla ya puede asomar y cortar a traves de la lumbrera pero lo mas normal es que se produzca un gran empuje en la cama baja por la presion de la cuchilla deformando la base por detras de la lumbrera. En la siguiente imagen lo podeis ver muy bien, la linea negra que aparece en medio del bloque no es la cuchilla sino la parte trasera de la boca sobresaliendo.

Esto ya forma parte del acondicionamiento de la suela del kanna que podeis estudiar en detalle en otra entrada de este blog, pero ante esta situacion sugiero utilizar un cepillo pequeño normal en lugar del dainaoshi kanna porque la cantidad de madera a retirar es bastante.

A contraveta

Dejamos la suela por ahora asi y nos centramos en el resto de detalles que faltan para completar el kanna.

Podemos seguir por recortar las esquinas del principio de la cama, esto se hace para protegerlas de un astillamiento accidental.

Podemos seguir por la zona de golpeo en la parte detras de la cuchilla(que en realidad es la parte delantera del cepillo porque al usarlo tirando de el, es la parte que queda delante de nosotros) 

Los mimi son unas pequeñas hendiduras a los lados de la lumbrera en la base que ayudan a nivelar las dos areas que hay delante y detras del filo. Si no se realizan estos arreglos se pueden crear unos altibajos que perjudique la accion de la cuchilla por tener la base(shitaba) desequilibrada. Primero realizamos un corte vertical en la parte trasera de la boca.

Y a continuacion practicamos una incision a un angulo bajo, empezando el corte en el punto donde termina la cama real.

Antes o despues tambien tenemos que achaflanar las aristas del cepillo. Excepto en la parte delantera y posterior de la suela. Esto es asi para que no pueda entrar polvo o similar entre la superficie cepillada y la base del kanna.

Los chaflanes que ponemos a los lados de la base tambien cobtribuyen a reducir la superficie de contacto durante el cepillado y asi favorecer el deslizamiento de la herramienta.

Finalmente damos un cepillado de limpieza a las caras de la herramienta.

 Y para terminar el trabajo aplicariamos un producto para el acabado y proteccion de la madera. La mejor solucion es sumergir durante unos dias, el bloque, en una solucion de aceite de linaza crudo y aguarras simil para que toda la madera se cargue de aceite. Esto ayuda a proteger la madera volviendola mas dura y resistente, mas estable a los cambios de humedad, mas bonita al resaltar la profundidad de la veta, añade peso y consistencia a la herramienta y facilita el deslizamiento al trabajar con ella. 

Pero podemos optar por cualquier acabado de nuestro gusto. Un par de manos de Aceite danes. Una mezcla de aceite de linaza y cera. Varias capas de gomalaca. O simplemente darle cera. 

En cualquier caso lo que importa es el mantenimiento constante de la herramienta para que nos otorgue todo su potencial. La historia del kanna no solo acaba aqui, con el tiempo hay que seguir haciendo arreglos y rectificaciones que requieren de disciplina y constancia, un cepillo japones no da oportunidad a la holgazaneria o de lo contrario nunca obtendremos los mejores resultados.

Bueno para probarlo, acondicionariamos la base, y afilada la cuchilla, ya se podria usar.

No es necesario, ni mucho menos imprescindible, la incorporacion del contrahierro, aunque yo creo que es una pieza muy impotante si cepillamos madera que pueda tener algo de repelo.

En madera de testa(haya en la imagen) funciona igual de bien porque cumple con un angulo de ataque adecuado, quienes conocen mi teoria de la presion de corte lo entenderan perfectamente.

Anuncios

Apendice de contenidos

A %d blogueros les gusta esto: