H a y a b u s a

Inicio » Hojas del blog relacionadas paralelamente con la madera » Experimentación al elaborar cepillos japoneses I.

Experimentación al elaborar cepillos japoneses I.

Corte de los laterales del cepillo que quedará dividido en 5 partes.

Yo también marcó el punto donde acaba el koppagaeshi librando con el dorso de la cuchilla. Y lo escuadrón alrededor para tenerlo localizado.

Podemos unas marcas para no perder el orden que forma el cepillo.

Para este ejemplo he decidido que el cepillo resultante tenga un tamaño de 390mm. Inicialmente trabajamos con una pieza que tenga 20-30mm de más para tener un margen de madera que proteja los extremos y no se astillen accidentalmente. 

El grosor de la pieza es de 36mm.

El punto de partida es el marcaje de la lumbrera en la suela del kanna. Exactamente lo que marcamos aquí es la apertura delantera. Según Inomoto-san la base debe dividirse en dos partes con estas proporciones 40/100 y 60/100. Esto quiete decir que mas o menos la boca esta a 1/3 de la parte delantera del cepillo. Escuadramos una línea a lo ancho de la base en este lugar.

A continuación marcamos la inclinación necesaria del ángulo de ataque con el transportador de ángulos o la falsa escuadra. En mi caso he escogido 39°

En esta línea colocamos la cuchilla haciendo coincidir el dorso(ura) pero de tal manera que el filo quede a unos 10-15mm de distancia de la suela(shitaba). Esto es de vital importancia porque de esta manera conseguimos que la cuchilla quede bien prieta en la posición de trabajo. Si colocaramos el filo hasta la base nos quedaria un alojamiento de la cuchilla demasiado holgado y no podría funcionar.

Sin mover la cuchilla en esa posición, repasamos con lápiz la otra parte de la cuchilla para conseguir la silueta de la cuña que forma en su emplazamiento interior.

Con la escuadra prolongados desde la base estos puntos en el lateral hasta la parte superior del cepillo, y luego aqui tambien.

Desde la línea más cercana a la punta del cepillo contamos 24mm y escuadramos con lápiz o  sumisashi otra  línea.

Colocando una regla encima de la cuchilla podemos medir con la haga la profundidad que tiene el perfil que apoyará en la cama.

Trasladamos esa medida a la parte superior del cepillo.

Ajuste de la cama con un cepillo pequeño y la ayuda del transportador de ángulos para ir chequeando el ángulo.p

Podemos realizar un previo corte del koppagaeshi

El profesor Masanori Tehiba fue infinitamente amable al regalarme el mismo artilugio que el emplea para ajustar las camas de los kanna: Una cuchilla de regreso afilada a 90°. La misma técnica que hace tantos años aprendí de Bill Carter cuando me dedicaba a construir las herramientas Flamingo.

La cuchilla debe quedar bien firme a unos 10mm de la salida de la boca

Este es el primer trabajo con el que he podido estrenar el recién llegado martillo Tenryu al que he tenido, como es tradición, fijar el mango de roble blanco sin cuñas de metal empleando la técnica kigoroshi.

Podemos darle forma a la cama guiandonos por el perfil de la cuchilla.

Si construyes muebles de forma totalmente artesanal, como se considera a un verdadero shokunin, y empleas únicamente herramienta japonesa ya entenderas que es imprescindible hacerte tus propios cepillos japoneses, imprescindibles para preparar la madera, dejarla lisa y plana, con todas las caras de las piezas a 90° exactod, y lo mas importante, darles el acabado final a las superficies consiguiendo un pulido que evita por completo usar la horrorosa lija. La razón es que los cepillos japoneses (kanna), si los usas de verdad, se van desgastando por la suela al rozar con las superficies que labran, y sobre todo al acondicionar su base continuamente, en especial en talleres donde las condiciones de temperatura y humedad son drasticas como pasa en el nuevo estudio donde trabajo, durante los meses de calor estoy descubriendo que debo ajustar la base a diario, para que os hagáis una idea.

El principal problema que surje con esto que he contado, consiste en que la boca del cepillo se va abriendo cada vez mas y llega a un punto que perjudica el cepillado. Para solucionar el inconveniente de la lumbrera se puede insertar un bocado de diferentes maneras. La que veo más efectiva y cómoda es la que nos enseña el excelente profesor Kenji Komatsu de la Universidad de Totana, en el siguiente vídeo:


Pero como comentamos los kanna se deteriorando y requieren de continuos arreglos, llegando un momento en el que puede que no se puedan utilizar(haría falta mucho tiempo y haber usado muchísimo el cepillo), por lo que tendríamos una cuchilla sin hogar y necesitaríamos un nuevo cepillo, es la misma situación que nos sobrevendria si preferimos comprar una cuchilla nueva pero sin el cuerpo del cepillo, en definitiva vamos a necesitar elaborar un cepillo japonés nuevo desde cero. 

Ante esta situación llevaba tiempo queriendo probar una forma de hacer un cepillo de otra manera menos tradicional para probar si era buena idea, si daba buen resultado y si resultaba más fácil y rápido de hacer, así que en esta entrada empezaré a exponer la experiencia. 

Aprovechando este trabajo voy a dar las pautas para realizar el marcaje que haríamos al construir un cepillo de manera tradicional. 

En el libro por excelencia de Toshio Odate viene explicado muy bien este marcaje pero yo he seguido el método dado por el maestro Inomoto, reputado constructor de cuerpos para kanna, y es el proceso que voy a compartir aquí, podéis utilizar el que más os guste.

Como es lógico el primer dilema que debemos resolver es la elección de la especie de madera para el cuerpo de nuestro cepillo.

La mejor opción es el roble blanco japonés, si no lo encuentras en almacenes de madera, puedes recurrir a una tienda que te venda los bloques ya preparados, en cualquier tienda de herramienta de Japón lo vas a conseguir fácilmente por Internet, en eBay también es posible encontrarlo, y mi mejor recomendación es comprarlo aqui:

https://suzukitool.com/tools/japanese-woodworking-tools/hand-planes/inomoto-plane-blocks-kanna-dai
Por otro lado hay más opciones para elegir la madera, por ejemplo roble rojo, boj, arce…. debe ser una madera dura, de grano recto y prieto, libre de defectos y con buena elasticidad. La encina española sería una madera magnifica pero la he descartado por su alta tenacidad que dificulta el mecanizado del cepillo. El haya no es buena elección porque ser demasiado nerviosa y algo blanda para este propósito, los ajustes en la base resultan bastante feos si no se hacen con lija, siendo lo normal hacerlos con cuchilla o cepillo de raspar.

Para este ensayo he cogido un sobrante de nogal español, no puedo asegurar que sea una gran elección y por ello he aquí este experimento que el tiempo dirá.

Lo primero que debemos saber al construir un kanna es la orientación del bloque de madera, veamoslo a continuacion:

Colocaremos la parte que corresponde con la altura hacia la base, de esta forma se orientan los anillos más resistentes hacia el área con mayor desgaste, por otro lado la deformación de la cama del cepillo cuando sufra contracción se adapta mejor al perfil de la cuchilla que apoya en la cama. Otra consideración es decidir la parte delantera y trasera del cepillo de tal manera que las fibras de la base tengan una inclinación a favor del deslizamiento del cepillo. 

También hay que decidir el tipo de corte sobre el árbol que tenemos en el bloque. Hay tres:

Corte al hilo. Encontramos los anillos de crecimiento paralelos a la base de la herramienta. Es el corte más susceptible de los cambios de humedad.

Corte encuartenado. Los anillos aparecen con cierta disposicion diagonal respecto de la suela. 

Corte radial. Los anillos quedan perpendiculares a la base. El bloque se comporta con mayor estabilidad pero es más frágil al esfuerzo de sujetar la cuchilla. En los cepillos con camas más altas de 40° no se recomienda este tipo de corte por afectar al ángulo de ataque.

Anuncios

Apendice de contenidos

A %d blogueros les gusta esto: