H a y a b u s a

Inicio » Tecnicas de trabajo » Cortar mortajas a mano

Cortar mortajas a mano

Siguiendo con mi objetivo de complementar la informacion que mis estudiantes han recibido en los cursos, y para futuros asistentes a cursos en la carpinteria H a y a b u s a, he decidido escribir una entrada donde explicare el proceso que sigo para cortar las cajas, muescas o mortajas que normalmente alojan una espiga.

Estos dias estoy bastante limitado de tiempo debido al trabajo que se me acumula y a que el nuevo taller todavia esta en pañales, supongo que en España la albañileria va mas despacio que la justicia, asi que no puedo avanzar tanto ni tan rapido como quisiera en todos los trabajos que tengo pendientes. Actualmente, uno de los encargos que estoy realizando, una pareja de mesas nido, me ha dado la oportunidad de documentar la tecnica para cortar estos ensambles verdaderamente a mano, y no como lo hacen los profesionales con titulos de artesania expedidos por el ministerio, donde su proceso artesanal se limita a apretar los botones de la gigantesca maquinaria que cohabita en sus talleres “artesanos”.

Vamos a empezar. Lo primero como es logico seria marcar la junta: Con un instrumento de medicion localizaremos la mortaja en el liston, transferimos el grosor del liston de espiga, luego trazamos la longitud de la caja con escuadra y cuchillo, teniendo en cuenta dejar suficiente margen a los lados para formar el espaldon en la pieza de espiga y tener suficiente masa a los lados del ensamble como para que no se reviente, en especial el extremo exterior y finalmente, con un gramil, marcamos la anchura de la caja.

Os muestro una situacion que me ha surgido. Como norma universal, ya deberiamos saber que un gramil ajustado a una dimension para un trabajo determinado, NO deberia moverse, quiero decir, volver autilizarlo cambiando esa primera medida  para poner otra en la cuchilla que necesitariamos para otro marcaje diferente, esto al menos hay que respetarlo hasta que el trabajo de esa 1ª medida este completado y verificado. Lo que deberiamos hacer es coger otro gramil diferente y poner la nueva medida que se requiera. Por que todo esto ? Porque a no ser que te de igual el resultado en tus ensambles, si necesitamos volver a utilizar una medida de un gramil que se ha cambiado, sera practicamente imposible conseguir ajustar con exacta precision aquella 1ª medida original, y por tanto caeremos en un pequeño error en el proceso que puede acarrearnos desajustes al final, y frecuentemente, holgura en los ensambles. Si eres un maestro legendario proveniente de un linaje milenario de carpinteros reales de epoca, toda esta preocupacion y cautela en el trabajo de la madera, lo resolveras gracilmente con una buena dosis de masilla reparadora/rellenadora de defectos y esgrimiendo con mucho arte la lijadora mas potente del mercado, por lo que no te tendrias que preocupar de estudiar ni adoptar metodos de precision al hacer muebles, pero para los que apreciamos la calidad y el respeto hacia el producto que vendemos, preferimos ofrecer productos sin desperfectos.

Si alguna vez te has preguntado porque tengo tantos gramiles, ahora seguramente que ya lo entiendas. Precisamente hoy cuando he ido a marcar las cajas en los listones me he percatado de que tenia un gramil ajustado para la anchura de la caja pero que no quedaba centrado en el liston, y he aqui la situacion que cometaba, para solventar este dilema lo que he hecho es ajustar distancia de la caja fijando una pequeña tablita que dejaba las cuchillas del gramil doble en la posicion que buscaba. Es algo simple pero que os puede sacar de esa incomoda decision de cambiar el ajuste de un gramil antes de tiempo.

0

 

Cortando la caja. Lo primero es hacer dos marcas de unos 2mm en los extremos para dejar un margen que proteja el marcaje y no aruine accidentalmente las dimensiones establecidas. Estos margenes de proteccion nos permitiran hacer palanca para evacuar el desperdicio sin dañar el marcaje.

A continuacion realizamos una serie de pequeñas incisiones perfectamente perpendiculares a la longitud de la caja y con una separacion de 2mm como maximo, si es algo menos mejor. Este paso nos servira para proteger el perimetro de la caja y para obtener la posicion ideal en la que colocaremos el escoplo para realizar cada corte en el vaciado.

1

Despues, si estamos usando un escoplo(yo, en realidad, estoy utilizando un formon japones Kakuuchi nomi porque mis escoplos japoneses aun no han llegado, como mucha otra herramienta que falta en el taller, ese es el gran fastidio de comprar herramienta japonesa autentica por encargo, el tiempo de espera 😦 ), lo apoyaremos sobre uno de sus costados y pasaremos el borde(del dorso) de tal manera que recortaremos los pedacitos que sobresalen provocando una depresion en la caja que nos facilitara la colocacion del filo de la herramienta.

2

Una de las caracteristicas mas identificativas de la herramienta japonesa, es el tipo de acero con el que se forjan. Ese acero es muy duro y puro, lo que tiene ventajas pero tambien inconvenientes, la principal es que resulta mas fragil ante tensiones en el corte lo que puede provocar que algunas particulas del acero en el filo se quiebren, por esta razon es conveniente mojar la punta de la herramienta en el aburatsubo(bote de bambu en la foto), como si fuera una pluma antiguamente, picada en el tintero para escribir, y asi pueda amortiguarse impacto contra la madera. Esto es especialmente importante sobre todo, cuando cortamos la madera en sentido transversal(recordar el plano transversal que vimos en la clase sobre la naturaleza de la madera)

2b

Sujetaremos la pieza encima del banco, cerca de una pata, este punto es mas fuerte y reduce las vibraciones durante el golpeo con el martillo, a su vez evitamos maltratar otra parte mas flexible de la superficie de trabajo. Tambien tendremos en cuenta orientar la pieza encarandonos a la testa, de tal manera que el filo del escoplo quede paralelo a nuestra vista. De esta manera controlamos mejor el angulo mas importante durante el corte, que es el de los laterales de la hoja. Si no vemos bien los costados del escoplo, sera muy facil que se desvie lateralmente, dañando las paredes de la mortaja. Desde esta posicion es facil intuir la inclinacion de la hoja en el sentido del dorso y bisel, y aunque se nos desvie algo, no provocara daños.

En las siguientes imagenes podeis ver a mis estudiantes en el antiguo aula de ebanisteria, cortando sus cajas. Y podeis observar que hemos puesto un liston vertical, fijado en un costado de la pieza de trabajo, esto nos ayuda a tener una referencia visual para mantener la hoja del escoplo perpendicular.

20151126_104450

20160514_102511

El primer corte lo realizamos en el extremos mas alejado, en el punto del margen anteriormente establecido, y con el bisel mirando hacia nosotros. Solo podremos profundizar un par de milimetros, debido a la compresion de las fibras de la madera delante del bisel que a su vez lo empujan creando el efecto de cuña que alguna vez he comentado, solo hemos creado una breve separacion de la masa leñosa.

3

Ahora giramos el escoplo 180º quedando el dorso hacia nosotros, colocamos el filo en la primera marca(que deberia ser de menos de 2mm desde el primer corte segun establecimos con las incisiones del principio). Golpeamos con el martillo. Recordar que este trabajo es mejor realizarlo sentado: El codo del brazo que sujeta la herramienta se apoya sobre el banco de trabajo paraestabilizar la hoja durante el corte y lograr el mayor equilibrio posible. El codo del brazo que sujeta el martillo debe quedar a la altura del punto de impacto sobre el mango del escoplo. Segun el martillo que tengamos, debe golpear la cara plana de su cabeza, quedando perfectamente paralela a la tapa del banco de trabajo. De esta manera transmitimos la mayor fuerza durante el golpeo con la maxima precision, debemos imaginarnos que estamos guiando el filo con la cara de la cabeza del martillo, todo en una linea recta. Para este trabajo yo aconsejaria una maza de madera pesada, o un martillo japones(gennou) consistente, 400grs o mas. Como buscamos gran potencia, sujetaremos el mango del martillo cerca de su extremo.

4

La tecnica de vaciado que propongo consiste, una vez clavado el filo, en inclinar el escoplo primero hacia delante para empujar las fibras por su base con el bisel y asi separarlas del fondo….

5

….para luego tirar hacia nosotros y levantar esas lascas de madera y liberandolas del interior de la mortaja. De esta manera recordamos otro de los principios fundamentales sobre las tecnicas con formon, que establece lo siguiente: para poder cortar con precision y avance, debe crearse un espacio de liberacion que anule el esfuerzo del empuje por parte del bisel de la herramienta de corte, osea, el efecto de cuña.

67

Repetimos esta operacion en el restos de las divisiones del reticulo hasta llegar al otro margen.

8

Asi vamos creando cada vez mayor espacio y por tanto podremos profundizar progresivamente con cada corte.

9

En esta primera ronda lo normal es conseguir un fondo en la caja con forma de pendiente. Solamente hay que hacer un corte en cada marca, no hay que repetirlo en el mismo sitio ni preocuparse de escarvar mas, el proceso tiene mas pasos. El consejo siempre es no precipitarse porque podemos estropear los laterales de la caja.

10

Para sacar el desperdicio lo ideal es usar un formon sokozarai, pero si no disponemode uno, se puede usar un formon corriente un poco mas estrecho, haciendo palanca sobre nuestro dedo, y lo emplearemos como si fuera una cuchara.

1112

Este es el aspecto del fondo de la caja en el primer grupo de cortes.

13

18

Ahora vamos con el segundo paso. Si observais la imagen, le he dado la vuelta al liston para poder tener el dorso del escoplo visible, ya que tiene la marca del rotulador que nos indica la profundidad que debe alcanzar el filo. Lo que debemos hacer en esta segunda parte es cortar desde el extremo donde hemos acabado pero girando la hoja del escoplo para que el bisel quede orientado hacia el desahogo que vamos creando con cada corte. En mi caso como he girado el liston, la hoja de mi formon no hace falta girarla. Si no fuera asi, al girar el formon deberia quedar el lado del bisel hacia mi vista pero me resulta mas incomodo de controlar el corte, y ver la señal de profundidad.

14

Aplicamos la misma tecnica de corte. Situamos el filo de tal manera que no exceda de 2mm la masa leñosa que cortemos, golpeamos el formon con el martillo hasta donde nos lo permita(un sonido seco suele ser un buen indicador). Si intentais profundizar mas de lo que la madera nos permite, pasaran dos cosas: el filo sufrira un abuso que lo mellara prematuramente, y en segundo lugar la hoja sufrira un esfuerzo que puede causar distorsiones en el dorso tornandolo convexo y la madera del mango del escoplo ira deteriorandose sin necesidad.

15

Igual que antes, la secuencia es: Corte, empuje de la hoja hacia delante para desprender las fibras y tirar de la hoja hacia nosotros para evacuar el desperdicio y propiciar mas espacio que permita el avance del bisel. Asi hasta llegar al otro extremo.

16

En este tramo del proceso es muy posible que ya podamos alcanzar la profundidad deseada en cada corte, siempre dependera de la profundidad que persigamos y de la longitud que tenga la caja. Es importante que seais conscientes de estos valores y los tengais muy en cuenta para este trabajo, si no quereis toparos con la frustracion.

17

19

Limpiamos y raspamos el fondo para nivelarlo. No hace falta dejarlo perfecto porque si recordais la informacion recibida en los cursos, esta no es una superficie de encolado.

20

A continuacion cambiaremos la posicion de nuestra pieza, fijandola de tal manera que la caja quede perpendicular a nosotros. Como siempre cerca de alguna pata del banco de trabajo. Desde esta posicion tenemos la hoja de la herramienta de canto hacia nosotros, lo que permite una vision mas clara para controlar la perpendicularidad respecto del dorso, debido a que preferimos la precision en el acabado de la superficie de los extremos de la caja. Podemos usar un formon o escoplo si disponemos de ambos pero mi recomendacion es usar un formon porque preferimos un corte delicado. Un escoplo es mas pesado y proporciona menos sensibilidad al tacto.

21

Por ultimo nos queda cortar los margenes que dejamos para llegar hasta la marca real de la mortaja.

22

En este punto hay que proceder con delicadeza porque podemos estropear la longitud de nuestra muesca. Vuelvo a recordar otra de las normas fundamentales para el uso con precision de los formones o escoplos: El penultimo corte es casi mas importante que el ultimo. Los margenes que hemos dejado se dividiran en dos o tres cortes dependiendo de la cantidad que hayamos dejado, de tal manera que el ultimo corte, realizado en la marca del cuchillo, sea de 0.5mm o menos. Si el penultimo corte abarca mucha materia se creara un sobreesfuerzo en el bisel que desembocara en una desviacion del filo en el sentido del dorso, y lo que es peor, aplastara la masa pendiente del ultimo corte aruinando e impidiendo su visualizacion de la marca del ultimo corte, lo que hara que perdamos la referencia y cortemos mas de la cuenta. El penultimo corte debe ser inferior a 1mm.

23

24

Ultimo corte en la marca del cuchillo. Aunque en la imagen se aprecia el formon inclinado hacia la caja, esto solo era para colocar el filo en la marca y hacerlo visible para la foto. Este ultimo corte debe iniciarse muy levemente con la hoja inclinada hacia afuera de la caja, solo para asentar el filo con un ligero golpe del martillo, esto sirve para proteger la marca del cuchillo y no crear una tendencia en el filo a hundirse mas tarde, al avanzar en su corte. Estos dos ultimos cortes sera aconsejable ejecutarlos con el formon recien afilado.

25

26

Para rematar la faena repasamos las paredes con un formon de ajuste recien afilado. En este punto repasamos como sujetar la hoja del formon para cortar superficies verticales. Cuando cortamos la parte izquierda, los dedos de la mano izquierda haran presion sobre el lomo de la hoja y el pulgar nos sirve de guia. La mano derecha sujeta el mango con firmeza pero sin quedar agarrotada, toda la fuerza proviene de las piernas y el peso del cuerpo.

27

Para ajustar la superficie derecha, el pulgar de la mano izquierda ejerce presion sobre el lomo de la hoja y el resto de dedos sirven de guia. Esta tecnica, aplicada correctamente, es imprescindible para lograr unas superficies planas y limpias, en este caso de vital importancia porque las paredes de la caja son las superficies de encolado que confieren a la junta su estabilidad y resistencia. Como ya he explicado en los cursos, una superficie sucia e irregular solo contribuye al fallo del encolado derivando en la futura separacion de los componentes de madera.

28

Si en alguna situcion no nos resulta comodo el ajuste vertical podemos optar por una sujeccion alternativa de la pieza como hicimos en un seminario, que podemos ver en la siguiente imagen, y cambiar a un ajuste horizontal, pero lo que es verdaderamente importante es saber usar el formon y aplicar correctamente la tecnica.

20160405_114358

Este es el resultado que deberiamos obtener en principio.

30

Como veis solo es necesario un escoplo y un martillo…..y aprender en el lugar adecuado. Igual que las herramientas de calidad, la enseñanza tambien la podemos encontrar mediocre basada en la propaganda y la titulitis, donde no te van a poder razonar el uso de las herramientas o te van a dar la informacion a medias porque ni siquiera ellos la entienden. Si por el contrario preferimos la calidad, buscaremos una escuela con experiencia y metodos que demuestren la eficacia de las tecnicas aprendidas. Afortunadamente en el mercado hay ofertas para todos los gustos, hay quien disfruta de una sierra “japonesa” de 7€ que venden en un supermercado porque el nivel de exigencia de sus trabajos no requiere mayor precision ni calidad, y hay otros que saben lo que es una autentica nokogiri forjada a mano de Takijiro Masayoshi Nakaya, por ejemplo, porque no se conforman con otro resultado que no sea la exquisita perfeccion.

Asi podemos prescindir de maquinaria pesada o mil accesorios y cachivaches del la industria del consumismo.

29

31

Pero el trabajo no ha terminado, como diria mi venerado D. Charlesworth, una de las reglas universales de la ebanisteria nos dice que un ensamble no ha acabado hasta que verifiquemos individualmente cada superficie cortada, asi que veamos como cumplimos esta norma tan importante.

Podemos empezar asegurandonos de que la profundidad alcanzada es la que necesitamos. Para ello hay muchas maneras y es algo facil de intuir, en nuestra carpinteria utilizamos un calibre de profundidad.

32

Comprobamos a lo largo de la muesca que la regla no tropieza para ver que no hay altibajos.

33

En segundo lugar veremos si las superficies cortadas son planas y rectas, es decir que no contengan escalones o panzas que resulten en superficies convexas. Podemos utilizar el canto de una regla y apoyarlo en diferentes puntos del interior vertical.

36

Debemos observar la relacion entre el punto mas bajo de la caja y el punto que queda a ras de la superficie del liston.

37

Apoyando la cara de la regla podemos hacernos una idea de lo que pasara cuando otra superficie de madera(la espiga) case con estas paredes.

40

38

Nuevamente recordamos que esta es la misma manera con la que comprobamos el estado idoneo en las superficies de encolado en los ensambles en cola de milano.

39

Esta pared, por ejemplo, nos muestra una panza, habria que repasarla con nuestro formon de ajuste.

35

La siguiente comprobacion recaera sobre la perpendicularidad o escuadria de los extremos de la caja. Para ello apoyaremos firmemente el canto de una pequeña regla en esta superficie y cotejaremos la proyeccion de la regla con la hoja de una escuadra. Si hay una tendencia por parte de la regla a alejarse del final de la escuadra querra decir que la caja es mas ancha en su fondo que en la salida, esta situacion es favorable porque al introducir la espiga no encontrara ningun obstaculo en su camino. Si fuera al contrario, el fondo de la caja mas estrecho impediria el total acoplamiento del ensamble al empujar la espiga y habria que hacer algun ajuste.

34

Lo unico que nos falta es mirar el estado de la paredes respecto de la superficie exterior. Mi propuesta es realizar la misma tecnica que os he enseñado cuando hemos cortado los ensambles en cola de milano ciega. Apoyando la cara de la regla en la pared, compararemos la inclinacion que proyecta respecto de una escuadra que colocaremos al lado. Esta comprobacion es en mi opinion de las mas importantes porque definen si el ensamble provocara alguna dirtosion en la estructura que lo contenga.

En la imagen siguiente podemos apreciar, si nos fijamos bien, que hay cierta inclinacion por parte de la regla hacia afuera, esto seria un inconveniente.

41

Utilizo el calibre de profundidad a modo de pequeña escuadra, y podemos ver de cerca como se corrobora lo que nos dice la prueba anterior, la parte baja de la pared causa un empuje, no esta perfectamente perpendicular o minimamente inclinada hacia adentro pera permitir el encastre posterior de la espiga. Hay que corregir este problema cortando ligeramente en esa zona.

42

Con este maravilloso bisturi, digo formon(Yamahiro, acero blanco #1), puedo realizar los cortes de mayor precision porque la pureza del acero me permite alcanzar con el afilado, uno de los filos mas finos que he conocido.

44

Chequeamos de nuevo y podemos observar que la inclinacion de la regla ha variado muy poco pero lo justo para gozar de un estado idoneo.

45

Verificamos la otra pared y parece que hoy hemos tenido suerte. 🙂

43

Este es el proceso que sigo para cortar unas cuantas mortajas en los listones de las mesas. En estas piezas, las muescas estan destinadas a albergar una union llamada Ari-otoshi que servira para anclar las patas a la tapa de las mesas, en la carpinteria H a y a b u s a no utilizamos clavos ni tornillos para los muebles que elaboramos, por eso utilizamos tecnicas japonesas que requieren de mas dedicacion y esfuerzo, pero creo que nuestros clientes saben apreciar y vale la pena incluirlo en nuestro trabajo.

50

Para terminar me gustaria mostrar el efecto que tiene este trabajo en el filo de las herramientas. Acero azul forjado a mano por Ouchi.

46

El proceso de afilado ya lo conoceis, y en el caso de los formones sigo siendo fiel al metodo que aprendi desde el principio, con guia y tres biseles. La verdad que en estos años he querido probar otras formulas para afilar y he podido comprobar que los resultados son bastante desastrosos o perdudiciales tanto para la herramienta como para su uso. En la piedra de grano 1000 recupero el filo y creo un nuevo microbisel secundario.

47

Reafilo el microbisel terciario empezando en una piedra sintetica ceramica de grano 2000, paso a otra ceramica de 5000 y acabo en una piedra japonesa natural Aiiwatani de nueva adquisicion.

48

Un microbisel 3º de 1mm aproximadamente lo mas uniforme y libre de arañazos posible.

49

Me despido por ahora, deseando que esta pagina sirva de ayuda a quienes buscan la maxima calidad en sus trabajos artesanales con la madera, y como recordatorio a mis estudiantes para complementar la informacion que han adquirido en los seminarios. Si os surge cualquier duda, o detalle que haya podido olvidar, estare encantado de recibir vuestros mensajes por el correo electronico y tan pronto como pueda os respondere.

Muchas gracias por vuestra visita.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: